Vuelve a estar sobre la mesa de debate el tema de los tatuajes en la Guardia Civil. Al final parece que la guardia civil, mejor dicho el Ministerio del Interior, ha decidido abordar el tema, regulándolo, pero reduciendo mucho las exigencias que hasta ahora impedían a bastantes personas ingresar o que se veían sometidas a largos procesos para su eliminación. Esta cuestión ya se ha discutido en el Consejo de Estado y se le ha dado el visto bueno, por lo que su publicación parece ya inminente. Se regulará por Real Decreto, dentro de las normas de uniformidad. Falta publicarlo en el BOE. Quedamos a la espera.

Para aquellos que están preocupados por este asunto, es evidente que se suavizan mucho las exigencias, poues se limitarán a no tener tatuajes ofensivos ni en manos, cuello y cara.

Se puede estar de acuerdo o no con este tema de los tatuajes; lo que no es discutible es que se ha generalizado su ostentación y que un pequeño y delicado tatuaje, no ofensivo y que no atente contra los valores que debe defender un guardia civil, tampoco tiene tanta trascendencia, siempre y cuando se ostente de forma razonable siempre que no incidan en la neutralidad política o sindical, no atenten contra los valores del cuerpo o no sean obscenos.

Compártelo!